Lucky-Clover-1350x2400

 

presentación

» Sobre la Bivos^LAB y la actividad

El Laboratorio Vivo, Bivos^Lab, es la primera experiencia enfocada a la asimilación del conocimiento, en un espacio cooperativo y abierto a la sociedad, que busca integrar la dimensión dramática al proceso científico investigador.
Este nace como un proyecto diseñado desde la entidad BioCoRe S. Coop. en colaboración con MediaLab-Prado y bajo la cobertura de la Obra Social «La Caixa».
Los puntos clave del proyecto son:
  • Se plantea un espacio de integración orgánica entre las ciencias y las artes a través de la experiencia sentida, la indagación creativa y el descubrimiento colectivo.
  • Este espacio, físicamente ubicado en el centro MediaLab-Prado, sirve de plataforma para hacer frente a retos científicos y socioeducativos concretos y tangibles. Estos retos se encaran a través de actividades específicas: talleres, seminarios, dinámicas, desarrollo experimental…
  • La coordinación del Laboratorio es llevada a cabo por un equipo profesional de científicos e ingenieros con perfiles integradores entre distintas áreas.
  • La participación en el Laboratorio es abierta, plural e inclusiva, reclamando la ciencia como un derecho social y un elemento transformador.
  • Existe una comunidad estable en el laboratorio que participa en el desarrollo de distintas actividades y proyectos dentro del marco de acción general del proyecto.
  • El proyecto cuenta con la colaboración de grupos, colectivos y entidades del área de la integración social y de la investigación científica en el ámbito nacional.
  • La actividad presente, a desarrollar en este documento, se dirige a grupos escolares ofreciendo una experiencia de descubrimiento, indagación y construcción científico-sensorial extraordinaria.
  • La financiación actual del proyecto responde al establecimiento de un marco de convenio entre Medialab-Prado y la Obra Social “la Caixa” para el desarrollo de la actividad dirigida a grupos escolares.

» La Comunidad de Indagación

La Comunidad de Indagación del Laboratorio Vivo es un colectivo de personas de diversos perfiles que, en respuesta a la convocatoria abierta lanzada desde Bivos^LAB, se conforman como un grupo de trabajo y estudio para el desarrollo de las actividades del mismo. Esta comunidad mantiene un proceso de formación constante en los nuevos paradigmas de trabajo y de investigación sobre los que se estructura el Laboratorio.
Esta comunidad es responsable, junto con el equipo coordinador de BioCoRe S. Coop., del material presente. Han participado en todos los procesos de creación de estos guiones, en las pruebas piloto y la preparación de materiales. Se han formado en sesiones teóricas y han desarrollado sus habilidades de mediación y dinamización a través de actividades complementarias del Laboratorio, como son los Campamentos Científicos.
Que la actividad presente y futura cuente con el respaldo de una comunidad como esta es, a nuestro parecer, un hito fundamental del proyecto.

» Metodología y fundamentos

Manipular, sentir, interactuar, crear y compartir son los componentes básicos de la forma natural del aprendizaje del ser humano. La tecnología al servicio de la ciencia, ya sea un calibre o un microscopio femtofotográfico, no es más que una potente herramienta para romper los límites naturales de los sentidos para explorar el mundo que nos rodea bajo un halo ideal de objetivismo. Perder esta sencilla idea nos sumiría en un mundo artificialmente dividido entre lo experimentado “subjetivamente” y lo medido “objetivamente”. Un mundo que rápidamente olvida que la experiencia sentida es, eliminando el intermediario, la fuente última del conocimiento.
Un conocimiento subjetivo por definición, que se construye a partir de la suma de realidades compartidas, de estructuras comunes de pensamiento que, en sí mismas, son lo más cercano a una verdad última y objetiva a la que podemos acceder. El método científico es, en esencia, una forma poderosa de formalizar esta “objetivación” de la realidad subjetiva.
La epistemología a la que nos adherimos parte de esta idea de construcción de las realidades como un diálogo con los fenómenos naturales, donde el medio que nos rodea y sobre el que indagamos es más que un elemento pasivo dispuesto para ser observado.
Partimos de una noción de deconstrucción lógica de los fenómenos, de las experiencias, y de nuestro propio trabajo, de la que pretendemos extraer los elementos y relaciones implícitas con la mayor independencia posible de las estructuras previas de conocimiento. Este es un proceso sometido a un análisis comunitario que verifica las realidades compartidas.
En lo que se refiere concretamente a la aplicación de esta metodología al aprendizaje, y, en concreto, a las acciones formativas dirigidas a grupos escolares, planteamos un ejercicio integral que excite los sentidos y provoque una motivación y necesidad real de indagar, explorar, compartir.
Con el desarrollo de una espectacular performance cargada coherentemente de contenidos, se busca que las participantes queden inmersas en un desarrollo escénico en el que se mezclan de forma armónica las artes, la exploración sensorial, la experimentación y, finalmente, la necesidad de reflexión, de lecto-escritura, que cristaliza el conocimiento en una realidad común y compartida.
El límite entre enseñanza y aprendizaje se difumina: aquí no se ofrecen respuestas, sino un acompañamiento provocador de experiencias y preguntas clave que facilitan la indagación. En este sentido, el papel de las dinamizadoras [A]  [A] A lo largo del documento se usará el femenino como neutro, al referirnos siempre a «personas». no es el del docente, sino el del maestro en un sentido clásico: aquel que guía en la adquisición de conocimientos haciendo las preguntas oportunas.
El planteamiento metodológico se esquematiza en tres fases lógicas, a través de las cuales se realiza una “deconstrucción científica” del fenómeno observado, que incorporan la vivencia de realidades compartidas y que llevan a la formulación de unos esquemas de conocimiento en común dentro del grupo que se manifiesta en formas de expresión diversas.
  1. Fase de observación: se plantean las bases para construir las herramientas experimentales y se provee de los elementos necesarios para ello. Dichas herramientas son una expansión de los sentidos que permiten observar o reproducir comportamientos naturales.
  2. Fase de dialéctica: se provoca un ejercicio interrogativo guiado, por medio de cuestiones clave sobre la naturaleza del fenómeno observado. Estas preguntas son abordadas mediante la indagación y reflexión colectiva, con acceso a fuentes externas, que resulta en una “autoorganización” del conocimiento.
  3. Fase de asimilación: se propone la síntesis de los resultados mediante cualquier medio de producción científica (memoria, bitácora, representaciones, formatos digitales, etc.) que pueda ser transmitida y comprendida con posterioridad. Esta producción debe ser expuesta al resto del grupo y discutida.

De esta forma, se han planteado dos itinerarios, cuyos guiones se presentan a continuación, que recogen estos objetivos y planteamientos. Se articulan en torno a unas actividades conectadas coherentemente que, a modo de relato, conducen a una indagación profunda sobre los procesos científicos. Las observaciones son, con la última actividad de cada itinerario, sometidas a una dinámica de deconstrucción y lecto-escritura.


luz

» Itinerario, estructura y fundamentos

El presente itinerario se articula en torno a la LUZ y los fenómenos asociados a la misma. Se explorarán cuestiones como:
  • La naturaleza ondulatoria y corpuscular de la luz.
  • Propagación y transmisión de la luz.
  • Propiedades físicas: materia, energía, densidad, calor, etc.
  • Propiedades ondulatorias: amplitud, frecuencia, longitud de onda, etc.
  • Interacción de la luz con la materia: absorción, refracción, reflexión, conducción.
  • Descomposición del espectro lumínico y óptica elemental.
  • Isomorfismos entre los fenómenos ondulatorios.
Este último punto es, al tiempo, un objetivo a desarrollar y una herramienta a explotar. Haciendo uso de dichos isomorfismos, es decir, propiedades comunes a un conjunto de fenómenos cuyas diferencias se establecen según cambios en los valores paramétricos, podemos aproximarnos de una forma sensitiva a la naturaleza ondulatoria-corpuscular de la luz y entenderla en un contexto más amplio, dependiente de escala. Esta interdependencia de escala, sobre la cual se ahondará en otros itinerarios, es clave para aproximarse a la complejidad de los fenómenos naturales en su grado de comprensión actual [31, 2, 28, 29, 11, 15, 23, 24, 37, 25].
Un elemento clave en este itinerario es la introducción en las bases de la metodología científica de una forma explícita y sensorial. Primero, al trabajar con el marco de los sentidos se establece el orden ontológico de la indagación, dado que toda experimentación parte de dichas capacidades y tiende a expandirlas para, sencillamente, ampliar los límites de lo que podemos conocer. Segundo, al acotar el conjunto de variables se pueden aislar de manera más eficiente los fenómenos y proceder a un análisis lo más simplificado (que no simple) posible, sin interferencias. Y, tercero, al comenzar con una contextualización del problema que parte de una situación de contraste, un escenario control, que posibilita un marco de referencia verificable [26].

» Explorando la luz: desarrollo de la actividad

1 | Bienvenida


medialab
Se recibe a las participantes en la plaza previa a la entrada al edificio para darles la bienvenida a la actividad. Aquí se les pide que se desprendan de sus dispositivos móviles y otras posibles distracciones para sumergirse totalmente en la actividad.

2 | Primer encuentro con la densidad


densidad

Se introduce a las participantes entre las dos puertas que forman el cortavientos de entrada al edificio, se les concentra durante un corto espacio de tiempo. Entonces, de forma insospechada, dos planchas de cartón pluma caen sobre ellos desde el techo, obligándoles a sujetarlas entre todos.
Con esta transición se pretende “concentrar” literalmente a las participantes, se les empieza a restringir, a suprimir grados de libertad y comienzan a introducirse en un marco de referencia lógico diferente al que están acostumbrados a desenvolverse.
Manteniendo estas planchas sobre sus cabezas en dos grupos, las participantes se trasladan desde este punto de concentración hasta el espacio donde se liberarán de las mochilas y todo lo que porten innecesario para la realización de la actividad.

3 | El regalo de la (no) vista


venda
Manteniendo los dos grupos formados, las participantes se liberan de las planchas que portaban, así como de las mochilas, abrigos y cualquier otro impedimento a su movilidad. A cambio, reciben un inesperado presente: un venda con la que taparse con ojos. Forman dos grupos totalmente unidos, cohesionados, ciegos. ¿Se puede ver sin luz?
Se les priva del sentido que, precisamente, es el propio de la actividad que van a realizar, la vista, para un fortalecimiento de la sensibilidad a razón del diálogo sensorial y la potenciación en ausencia de la vista. Estamos sumando una restricción más a la que ya tenían de cohesión y corporización única, suprimiendo grados de libertad, restringiendo la percepción a unos parámetros determinados, estableciendo límites cognoscibles, cambiando el marco de referencia.
Con esta privación generamos una experiencia control sobre la que podremos contrastar a lo largo de la actividad, para seguir experimentando con las variables más acotadas posibles. Este control y acotamiento (restricción de variables) son elementales para disponer de una capacidad de análisis en un proceso científico.

4 | Ascenso y descenso


escaleras
Se guía a cada uno de los grupos hasta el ascensor donde, en lugar de ir directamente a la planta donde se continuará con la actividad, se les sube a otras mientras escuchan sonidos de diferentes frecuencias que, más tarde, volverán a escuchar en otras partes de la actividad. Las participantes son desorientados, rompiendo definitivamente el orden lógico previo y sumergiéndoles en la dinámica. Ahora, como grupo, tienen otra corporeidad, otra densidad, son concentración en el sentido literal.
Con esta actividad se «recontextualiza» a las participantes, extrayéndoles de sus marcos de referencia y situándoles frente a nuevos elementos con los que, irremediablemente, deben trabajar para construir un nuevo marco de referencia. Ahora, encorsetados, constreñidos, privados de la vista, se ven obligados a conocer lo único que pueden verificar mediante sus sentidos: sus límites corporales, su calor, su densidad…

5 | Explorando en la oscuridad


particulas en movimiento
Una vez que los grupos llegan a la planta donde se realizará el resto de las actividades y, manteniendo la privación de la vista, las participantes se separan del grupo, se dispersan para explorar individualmente el espacio mientras continúan escuchando el marco ambiental anterior. Ahora están perdiendo esa referencia de grupo que adquirieron previamente para expandirse individualmente con otra nueva corporeidad y densidad. Cada uno de ellos se convierte en el objeto explorado y el sujeto exploratorio, tomando conciencia de lo que eran antes, cuando se les obligaba a ser una concentración, y lo que son ahora cuando se expanden.
Bajo esta exploración expandida deben experimentar lo que supone la ausencia de la luz en nuestro marco referencial, su relación con los sentidos y con el entorno que nos rodea. Es un elemento de contraste, pero también de exploración, de adquisición de otros límites y grados de libertad.

6 | Transmisión de la luz


doppler
Un educador retira la venda a una de las participantes y le invita a hacer lo mismo con otra compañera, y así sucesivamente hasta que todas las participantes son liberados de sus vendas. Estas se convierten en interruptores que dan la luz a otro, con cuidado, con compañerismo, interrumpiendo la eternidad. Como una onda, la capacidad de ver se propaga por el grupo con cada punto de contacto.
Al dotarles de la vista se les va a permitir experimentar mediante sus sentidos naturales el fenómeno lumínico, pero ahora en contraste con el estado inducido de anopsia (control) del que acaban de salir. Han recibido, por tanto, una nueva herramienta de medición y de experimentación elemental con la que pueden conocer y adquirir conocimiento.

7 | Cuestión de escala


espectro
Al liberarse de las vendas son conscientes del espacio en el que se encuentran: un espacio a oscuras, con todas las ventanas tapadas. En éste, son atraídos, cual fototaxia, por el único foco que desprende luz: una proyección al fondo de la sala.
En la proyección se les presentan cualidades y características del fenómeno al que se enfrentan: frecuencia, longitud, tamaño, temperatura… Aquí, irremediablemente, aparece un concepto clave: estas cualidades no son aisladas de la luz visible, sino que son fundamentales para conocer multitud de sucesos naturales como son el sonido, la radiación de microondas o las ondas de radio.
Existe un isomorfismo entre los fenómenos ondulatorios. Este isomorfismo juega en nuestro favor: nos va a permitir trabajar con las propiedades elementales de la luz en otras escalas y experimentar sucesos que, de otra forma, serían difícilmente reproducibles en este marco de indagación.

8 | Excitación de partículas


excitation
Mientras observan la proyección, repentinamente, aparece una dinamizadora que, armado con un potente foco de luz al ritmo de un sonido de potentes tambores, les energiza y induce a correr en una misma dirección y sentido, moviéndose como un haz, hasta un punto de concentración.
Excitados, se dirigen hacia el dinamizador que actúa como un atractor, les captura un como un imán. En este punto, las participantes se han convertido en los elementos corpóreos de la luz que son los fotones, pero también en los elementos corpóreos del sonido, los fonones, ahondando en el isomorfismo de los fenómenos. La carrera termina en una concentración de partículas que se comporta como un fenómeno electromagnético, generando tensión, oscilando, trabajando conceptos de energía, vibración, temperatura, orden, atracción.

9 | Caminando en rojo


correr
En el momento de máxima expansión, la concentración se rompe y las participantes comienzan a correr por toda la sala, cargadas de energía. Ahora que se han convertido en un fenómeno electromagnético, se les permite que se experimenten como tal con la ayuda de una dinámica de indagación corporal en la que experimentan en su propio cuerpo, moviéndose por todo el espacio, y respondiendo a las indicaciones de dinamización para reproducir explícitamente los conceptos de frecuencia, longitud, dirección, sentido, volumen, superficie, amplitud, densidad…
De esta forma, se produce una conceptualización integral y aplicada de los conocimientos que se están trabajando y sobre los que se seguirá profundizando. No se trata, por tanto, sólo de identificar los conceptos, sino de experienciarlos, analizarlos y tener capacidad real de aplicarlos sistemáticamente y de identificarlos con independencia de escala.

10 | Concentración electromagnética


iman
Tras la dinámica corporal se les concentra de nuevo atraídas por el imán para sintetizar lo experimentado mediante la palabra, ahondando en la concienciación de las variables que han experimentado y que están experimentando como son trabajo, energía, calor, temperatura… así como incorporando nuevos conceptos de dilatación, distancia y dimensión.

11 | Captura del tiempo (I): una trampa de luz


lightpainting
Al pasar a la siguiente actividad se dará un salto conceptual hacia la dimensionalidad de la luz y su comportamiento. Para ello, se proporciona a las participantes unas pequeñas linternas de mano con las que dibujarán en el espacio, llenándolo con luz (materia) que será capturada, encerrada por cámaras fotográficas predispuestas con diferentes tiempos de obturación. Los resultados, dibujos de luz en movimiento, condensados en un instante gracias a un soporte material que «densifica el tiempo», podrán observarse en pantallas dispuestas para ello.
Bajo este marco experimental, en el que el movimiento de la luz, cambios de posición en el espacio y tiempo, se proyectan y concentran sobre un plano, la fotografía, es posible reflexionar sobre conceptos fundamentales como la energía, la materia y el tiempo en relación con el fenómeno lumínico. Se trabajan cuestiones como la discretización del continuo, la concentración de tiempo y el volumen de información.

12 | Captura del tiempo (II): las partículas reveladas


Cloud-Chamber
Continuando con la actividad anterior y para seguir profundizando en los mismos conceptos, las participantes se encuentran con una cámara de niebla dispuesta bajo la pantalla en la que se proyectan las fotografías. La cámara de niebla es un dispositivo que permite observar las trayectorias de las partículas con las que no somos capaces de interactuar en condiciones normales.
Lo que se consigue con la cámara es densificar el medio que tienen que atravesar las partículas. Al interactuar las partículas con las moléculas de dicho medio se libera energía y la trayectoria queda registrada momentáneamente como un rastro visible. Esta «conversión» permite, de nuevo, que el movimiento, el cambio de posiciones en el espacio y tiempo, se condense en un único espacio representado en un plano.
Por lo tanto, seguimos trabajando con los conceptos de materia, volumen, energía y superficie, así como en el hecho de que la modificación de un parámetro en las variables del sistema, la densidad, permite ralentizar el movimiento y visualizar el fenómeno estudiado.
Ahora, podemos ver las trayectorias de las partículas, clasificarlas en función de estas diferencias y cuestionarnos dónde encajan en nuestro esquema de radiaciones y qué relaciones existen con la luz.

13 | La sombra del silencio


tonoscopio
Una voz potente entona desde el otro lado de la sala y llama a las participantes a trasladarse hacia la siguiente actividad, en la que se encontrarán con un tonoscopio al que rodearán unidas por las manos. Las participantes entonarán simultáneamente y al unísono las notas que han estado escuchando durante la transición del ascensor y la actividad de la exploración a ciegas llenando el espacio mediante las frecuencias que generan. Estas frecuencias provocadas por las participantes se acoplan a las sorprendentes formas o dibujos geométricos que genera la sal colocada en el tonoscopio.
Esta actividad experimenta de nuevo con las tres variables con las que trabajamos en las actividades anteriores: frecuencia, superficie, densidad. Con el tonoscopio se consigue proyectar en un plano (dos dimensiones) las ondas sonoras que habitualmente se describen mediante líneas sinoidales (una dimensión) y que se propagan en el espacio volumétrico (tres dimensiones). Estamos, por tanto, comenzando a movernos interdimensionalmente para estudiar y comprender los fenómenos ondulatorios.

14 | ¿A contratiempo?


agua
La educadora se suelta de una mano y conduce a las participantes como una onda que se mueve por el espacio hasta la siguiente actividad. Guiadas por el sonido del agua al caer, descubren un gran bidón de agua con una manguera acoplada a un altavoz que reproduce sonidos con distintas frecuencias bajas, casi inaudibles. La fina columna de agua que sale por la manguera adopta formas “imposibles”: espirales, gotas que levitan, chorros que fluyen hacia arriba. Esta actividad trabaja con la proyección de las frecuencias que, como en la actividad anterior, provienen del sonido pero en este caso pasamos de representarlo en la segunda dimensión, el plano, a la tercera, el volumen.
Además, en esta actividad se experimenta con el concepto de sistema, la percepción sensorial y con la flecha del tiempo como producto de la degradación entrópica. El sistema, modelo de la realidad percibida por un observador[34], está compuesto por elementos (gotas de agua) que interaccionan entre sí y con el medio (gravedad, frecuencia sonora) generando un comportamiento extendido en el tiempo. De esta forma, en función de la escala podemos percibir dos comportamientos paradójicamente antagónicos: mientras que los elementos individuales y materiales del sistema (las gotas de agua) caen en favor de la gravedad, el movimiento total del sistema se percibe como ascendente, en contra de la gravedad y, en nuestro marco de referencia basado en la degradación entrópica y la disminución de diferencia de energía potencial, a contratiempo.

15 | El fluir de la luz


laser
En la actividad anterior el agua cambia porque se cambia la frecuencia de la onda del sonido, ¿qué pasaría si ahora la frecuencia no proviene del sonido sino que proviene de la onda de la luz? En el mismo bidón se destapan unas boquillas por las que salen finos chorros de agua que caen hasta la bandeja en la base. Se apunta con un puntero láser en paralelo de las boquillas a través del bidón y se observa como la luz es transportada por el agua del chorro adoptando su trayectoria. ¿Por qué la luz del láser sigue el chorro del agua en lugar de continuar por el aire?
Con esta actividad las participantes exploran la corporeidad de la luz, observando cómo su naturaleza particulada interactúa con el medio, y su propagación es canalizada por la diferencia de densidad en la interfaz entre el agua y el aire (superficie del chorro) y el ángulo de reflexión.

16 | Siete notas, siete colores


prisma
¿Y qué pasa ahora si proyectamos la luz? Haciendo parejas, convertimos a las participantes en puntos de reflexión, en balizas de cambio de dirección, dotándoles de unos espejos y disponiéndolos a lo largo de la sala. Una dinamizadora usa uno de los láseres previamente utilizados para apuntar al espejo de una primera pareja. Esta, a su vez, debe reorientarse de forma que el haz se refleje y alcance a la siguiente pareja. Y así sucesivamente hasta que el haz haya reflejado en todos los espejos y llegue a su punto de destino: un prisma de cristal al fondo de la sala que marca el lugar donde se va a realizar la siguiente actividad.
Este experimento, conocido como Prisma de Newton, consiste en pasar un haz de luz a través de un juego de prismas y lentes. Se reparte un kit de un prisma, dos lentes, una pequeña pantalla y una linterna para cada grupo de tres. Usando estos elementos, se hace pasar un haz de luz por el prisma y se proyecta en la pantalla el espectro de los siete colores. Al incorporar las lentes plano-convexas es posible trabajar sobre la amplitud del ángulo, jugar con la descomposición y recomposición del espectro, e invertir la proyección.
Con esta actividad incluimos el estudio de la óptica, permitiéndonos conocer la naturaleza compuesta de la luz visible y su interacción con los objetos que con ella interaccionan, seres vivos incluidos. Cerrando el círculo, esta gradación responde (da lugar) a variaciones de las características previamente experimentadas como son la longitud de onda, la frecuencia, la energía, etc., se comporta como un fenómeno electromagnético y se propaga de acuerdo a las condiciones del medio físico en el espacio y el tiempo.

17 | Construyendo realidades


luz2
Cuando se elevan las cortinas de la sala que todavía permanecían cerradas para permitir la entrada de toda la luz posible e, iluminadas por toda ella así como, metafóricamente por toda la experimentación realizada, las participantes se dirigen a la última actividad. En ella se dispone de dos conjuntos de tarjetas, uno por grupo, con palabras relacionadas con los conceptos aparecidos a lo largo de las actividades: luz, frecuencia, color, trabajo, densidad… Haciendo uso de las mismas se propone a las participantes que construyan en comunidad frases que muestren, expongan, reflexionen sobre los sucesos experimentados y vividos. Con esta actividad se posibilita que las participantes establezcan un lenguaje y un conocimiento común que describe y trabaja con una realidad analizable y verificable.

18 | De regreso: luz en las penumbras


planeta_luz

Finalizada la dinámica de la palabras, las participantes vuelven a ser privadas de la vista con las vendas y acompañadas hasta un lugar nuevo y diferente del edificio donde se les permite liberarse de las vendas y buscar la salida por ellas mismas. ¿Serán capaces de alcanzar la salida? ¿Serán capaces de incorporar el proceso científico a su vida?


movimiento

 

» Itinerario, estructura y fundamentos

El presente itinerario se articula en torno al MOVIMIENTO. Este es definido como cambios de posición en el espacio-tiempo. A lo largo de este ejercicio se trabajaran ambos conceptos y sus relaciones, sumergiéndonos en un recorrido interdimensional en el que se exploran las interdependencias y las transformaciones homeotópicas. Se explorarán cuestiones como:
  • Variables del movimiento: dirección, sentido, velocidad, aceleración, etc.
  • Relaciones espaciales: orden, ordenadas, coordenadas y coordinación.
  • Grados de libertad de movimiento.
  • Proyecciones interdimensionales.
  • Biomecánica y estudio corporal del movimiento.
  • Geometría del plano y del espacio.
  • Topología de redes y comportamientos sistémicos.
  • Autoorganización y propiedades emergentes.
Este itinerario se dirige hacia una comprensión profunda de las dimensiones y lo que supone desplazarse a través de las mismas, es decir, moverse a lo largo del eje temporal y del volumen espacial. Comprender que, en esencia, el movimiento es la manifestación última de la interdependencia de estas dimensiones es la clave de este ejercicio.
En este recorrido se trabajará con reglas sencillas que, al escalarse, pueden generar movimientos complejos y nuevas propiedades emergentes [3, 9, 31, 17]. Esta es una noción especialmente relevante al hablar del desplazamiento sobre estructuras en red, las cuales dominan la realidad en que habitamos: desde internet y las rutas aéreas a las redes tróficas y metabólicas[5, 4, 12, 27]. En este itinerario se introducirán también estos elementos y las variables con las que se describen.
Del mismo modo, se experimentará con las transformaciones homeotópicas, la proyección y compresión de información, así como las relaciones geométricas de los objetos reales e ideales. Estos conceptos son necesarios para hablar de ciencia multiescala y son invocados desde áreas aparentemente tan dispares como la astrofísica, la topología o la biología[19, 35, 7, 16, 31, 32].

» Espacio en movimiento: desarrollo de la actividad

1 | Bienvenida


patio

Se recibe a las participantes en la plaza previa a la entrada al edificio para darles la bienvenida a la actividad. Aquí se les pide que se desprendan de sus dispositivos móviles y otras posibles distracciones para sumergirse totalmente en la actividad. A continuación pasan al patio existente entre los dos edificios.

2 | Senda a Planilandia


Flatland2

Nada más entrar al patio, las participantes se encuentran con un punto en el suelo que marca el comienzo de una larga línea. Esta es una línea recta que, a modo de laberinto, se retuerce sobre si misma mediante cambios de dirección en ángulos rectos, expandiéndose por la superficie del patio en un recorrido enrevesado y entrecruzado.

De una en una, las participantes deben convertirse en puntos y entrar en la línea, caminando a lo largo de su longitud siempre en el mismo sentido. Sin saberlo aún, están comenzando un viaje interdimensional a través del movimiento. Comienzan adentrándose en la primera dimensión, restringiendo sus grados de libertad a una única variable sobre la que deben trabajar forzadamente: la velocidad de avance.
Al salir ordenadamente, durante su recorrido se encontrarán irremediablemente con puntos de conflicto en los cruces de caminos. Aquí, al coincidir con otras compañeras, deben evitar el colapso (la parada total del sistema) variando la velocidad de su marcha, acelerando y decelerando. De esta forma, toman contacto con una cuestión que será recurrente a lo largo del itinerario: el movimiento del sistema surge espontáneamente del movimiento coordinado de sus componentes. Este es un fenómeno de autoorganización, de aparición de orden espontáneo [9, 22].

3 | Asalto al tablero


go

Al llegar al extremo distal de la línea, la salida del laberinto, las participantes se encuentran con una cuadrícula de 8×8 que, como si se tratara de un tablero de Go (ajedrez japonés) gigante, las intersecciones están marcadas como un punto.

Se forman grupos y se entrega a cada participante un tablero de madera, que es una réplica a escala de la cuadrícula gigante, con ocho fichas. Con este material, se lanza un desafío: colocar las ocho fichas de tal manera que, de acuerdo a los movimientos de una reina en ajedrez, ninguna trayectoria posible de ninguna de las fichas coincida en ningún punto con la de otra (ninguna pueda comer a las otras).
Este ejercicio clásico, del que sólo existen 12 soluciones no simétricas posibles, se basa en la disposición ordenada de puntos (dimensión cero) usando movimientos lineales (una dimensión) en ocho direcciones, que se disponen en un plano (dos dimensiones). Por lo tanto, seguimos en la inmersión interdimensional, ganando más grados de libertad (elección de las direcciones y posiciones) y una nueva noción de orden relacional, de coordenadas, ahora moviéndonos unidimensionalmente en un mundo bidimensional. Con esto, se ha introducido el concepto de coordenada: factor de orden, orden coordinado, orden común.
Una vez encontrada una de las posibles soluciones el grupo la proyectará en la cuadrícula gigante, donde las fichas pasarán a estar representadas por participantes.

4 | Reina de las conexiones


reinas

Tomando la solución proyectada de la actividad previa, las participantes deben ahora jugar con una nueva variable: el tiempo. Usando las mismas reglas de movimiento (las ocho direcciones) y la disposición previa de las fichas, deben trazar las posibles trayectorias de cada ficha y anotar los puntos de intersección de las mismas dentro del tablero. Es decir: todos los puntos donde, en el siguiente turno, la ficha sería comida en un solo movimiento.

En esencia, lo que se está marcando son las rutas de conexión mínimas necesarias para unir a todos los elementos en una única estructura interconectada. Se está construyendo un modelo de grafo o red[8], en el que existen enlaces (los movimientos potenciales al siguiente turno) y nodos (las fichas en sus posiciones relativas), que se unen a través de conectores (los puntos de intersección). Ahora es posible estudiar el número de conexiones de cada ficha con las demás, establecer el grado de conectividad y la topología del sistema.
Esta topología de la red establece el área de actuación donde se pueden conectar, lo que no deja de ser un mapa: una representación reglada en dos dimensiones de un espacio.

5 | De líneas a círculos


circulo
Seguimos adelante en el patio y encontramos tres grandes círculos con 16 secciones iguales, delimitadas por ocho diámetros que, a su vez, están graduados en ocho secciones iguales. Las participantes se distribuyen en tres grupos de ocho, uno por círculo, ocupando el extremo de un diámetro cada persona. Se establece un ritmo de movimiento: cada participante se moverá linealmente por uno de los diámetros, a una posición hacia delante en la linea por cada compás, hasta que alcance la última posición y se de la vuelta (repetir). Este movimiento será sincrónico desfasado: la participante a la derecha se mueve con un turno de retraso respecto a la de su izquierda.
De esta forma se produce un doble patrón de movimiento que es dependiente de escala. La percepción interna, del individuo, es la de un movimiento lineal en una sola dirección (el diámetro). Desde fuera, la percepción sistémica es la de un círculo compuesto por el movimiento coordinado de las participantes, que gira tangencialmente dentro del círculo mayor. El desplazamiento del centro del círculo móvil sobre el fijo dibuja a su vez otro círculo concéntrico, formando una figura que responde a la Paradoja de Aristóteles.

6 | Invadiendo dimensiones


escalera
Abandonamos el patio para acceder a la planta de arriba del edificio principal. De nuevo las participantes se incorporan a una línea zigzagueante que, ahora, al ascender escalones arriba, invade la tercera dimensión sin llegar a poblarla.

7 | La paradoja de Aristóteles


Aristotles_wheel

Al final de la escalera se encuentra una rueda de gran tamaño formada por tres círculos concéntricos y una cuerda tensada y tangente a uno de los círculos menores. El sistema se desplaza de un lado a otro recorriendo la longitud de la cuerda, que corresponde a una vuelta completa del círculo mayor. Si estiramos el perímetro de los tres círculos observamos que son de longitudes diferentes, entonces ¿cómo es posible que recorran la misma distancia al dar una vuelta completa al mismo tiempo?

Con esta actividad se trabaja una forma bidimensional (los círculos) con un perímetro lineal. La proyección dimensional nos permite aproximarnos a los conceptos de límite y homeotopía: los distintos perímetros alcanzan los mismos puntos al mismo tiempo y estos mantienen las mismas relaciones geométricas entre sí al desplazarse por el eje, aun cuando se distancian relativamente entre sí. La velocidad angular del sistema es distinta entre los tres círculos, si bien todas ellas son proporcionales e igualan a la velocidad lineal.

8 | ¿Quién se ha llevado mi área?


triangulox

Pasamos a las dos dimensiones en su totalidad mediante el estudio de las áreas y perímetros. Las participantes se dividen en dos grupos y se sitúan a cada lado de la sala. Allí cada grupo encontrará un gran triángulo formado, a su vez por dos triángulos menores y dos formas geométricas en L, que llenan perfectamente todo su interior. Si las piezas se reordenan se puede obtener un triángulo cuyo tamaño y forma son aparentemente iguales que el primero pero con un espacio vacío en su interior. ¿Cómo es posible? El nuevo triángulo tiene las mismas proporciones pero su área es menor y su perímetro mayor ¿Dónde está el área faltante?

Unos sencillos cálculos geométricos bastarán para darnos la solución: los triángulos menores son ligeramente distintos en sus ángulos. La hipotenusa del triángulo compuesto no es tal, son dos rectas con pendientes similares que, por lo tanto, forman una depresión en el punto de contacto de los triángulos menores. Esta diferencia, centesimal, es acumulada a lo largo de la longitud de la «falsa hipotenusa», lo que hace que el área de la primera conformación sea mayor que el triángulo ideal, mientras que la segunda es menor. La diferencia entre ambas es exactamente el cuadrado faltante.
En esta actividad se trabaja con el orden, con las dimensiones y con el error acumulativo. Incluso una diferencia imperceptible a la vista puede generar efectos evidentes cuando ésta se extrapola. Se contempla la relación entre área, perímetro y, en esencia, se exploran los límites de la bidimensionalidad.

9 | Tenshin no kata


embusen
En el espacio libre del final de la sala se encuentran unas marcas en el suelo, unidas a modo de cuadrícula. Las participantes se sitúan sobre estas marcas, formando una matriz ordenada en la que pueden agarrar los hombros de sus compañeras en diagonal.
Manteniendo este orden de conexión, van a realizar una serie de movimientos en el espacio con los que expandir sus grados de libertad a la tercera dimensión, usando su cuerpo, ahora como parte del conjunto, como herramienta biomecánica que se despliega de forma natural en el espacio volumétrico.
Estos movimientos coordinados se desarrollan moviéndose en las ocho direcciones, cambiando en altura, trabajando con todas las conformaciones básicas posibles del tren inferior del cuerpo: distribución del peso (adelantado, atrasado, alto, bajo), puntos de equilibrio (dos apoyos, un apoyo, salto), forma de desplazamiento (frontal/retroceso, lateral, diagonal), rotación (permitida por las articulaciones), la distancia del centro de masas (erguido, agachado).

10 | Un compás humano


cuerpo

En el mismo espacio las participantes se sitúan en el suelo arrodilladas o tumbadas y plasman con tizas patrones de movimiento continuo que pueden realizar con sus brazos. El movimiento de cada uno está limitado por su tamaño. El dibujo que resulta es una proyección o compactación de las tres dimensiones en dos dimensiones manteniendo una proporción.

De esta forma, volvemos a redimensionar el volumen en el plano, proyectamos, reducimos de nuevo nuestra escala. Refinamos el concepto de transformación dimensional y de movimiento como elemento clave del mismo.

11 | Moviendo conceptos


tajeta

Se forman dos grupos que se sitúan a los lados de la sala para realizar la última actividad. En ella se dispone de dos conjuntos de tarjetas, uno por grupo, con palabras de los conceptos aparecidos a lo largo de las actividades: punto, plano, volumen, dirección, libertad, mapa, conector… Haciendo uso de las mismas y de forma colaborativa, se propone a las participantes que construyan frases que fijen y describan los sucesos experimentados. Con esta actividad se pretende que las participantes establezcan un lenguaje sobre una realidad analizable y verificable.

12 | Redimensión


2000px-Dimension_levels.svg

Finalizada la dinámica de la palabras, las participantes vuelven a bajar por las escaleras, retomando la línea que les trajo hasta aquí. De vuelta al origen, se convierten una vez más en puntos que habitan dimensiones, que saltan entre ellas y las conforman. Dimensiones que se entrecruzan y se transforman, donde los movimientos cambian y desfiguran ¿En qué dimensión habitamos ahora?

» Bibliografía

[1] Charles Auffray, Laurent Nottale. Scale relativity theory and integrative systems biology: 1. Founding principles and scale laws. Prog. Biophys. Mol. Biol., 97(1):79—114, 2008. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17991512.

[2] Charles Auffray, Laurent Nottale. Scale relativity theory and integrative systems biology: 1. Founding principles and scale laws. Prog. Biophys. Mol. Biol., 97(1):79—114, 2008. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17991512.

[3] Per Bak, Chao Tang, Kurt Wiesenfeld. Self-organized criticality. Phys. Rev. A, 38(1):364, 1988. URL http://chaos.swarthmore.edu/courses/Physics120_2008/docs/btw.pdf.

[4] Jordi Bascompte. Disentangling the web of life. Science (80-. )., 325(5939):416—419, 2009. URL http://www.sciencemag.org/content/325/5939/416.short http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19628856 http://www.zoology.ubc.ca/bdg/pdfs_bdg/2013/networks/Bascompte_2009.pdf.

[5] Stefan Bornholdt, Thimo Rohlf. Topological Evolution of Dynamical Networks: Global Criticality from Local Dynamics. Phys. Rev. Lett., 26(84):6114—6117, 2000.

[6] Odemir Martinez Bruno, Rodrigo de Oliveira Plotze, Mauricio Falvo, M??rio de Castro. Fractal dimension applied to plant identification. Inf. Sci. (Ny)., 178:2722—2733, 2008.

[7] Odemir Martinez Bruno, Rodrigo de Oliveira Plotze, Mauricio Falvo, M??rio de Castro. Fractal dimension applied to plant identification. Inf. Sci. (Ny)., 178:2722—2733, 2008.

[8] Carter T CT Carter T C.T. Butts. Revisiting the foundations of network analysis. Science (80-. )., 325(5939):414, 2009. URL http://personal.stevens.edu/~jbao/BIA658A/Session2/butts.pdf http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19628855 http://www.sciencemag.org/content/325/5939/414.short.

[9] D.S. Donald S Coffey, Others. Self-organization, complexity and chaos: the new biology for medicine. Nat. Med., 4(8):882, 1998. URL http://ukpmc.ac.uk/abstract/MED/9701230.

[10] P C W Davies. Does quantum mechanics play a non-trivial role in life?. Biosystems., 78(1-3):69—79, 2004. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15555759.

[11] P C W Davies. Does quantum mechanics play a non-trivial role in life?. Biosystems., 78(1-3):69—79, 2004. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15555759.

[12] Job Dekker. Gene regulation in the third dimension. Science (80-. )., 319(5871):1793—1794, 2008.

[13] Blake T. Dotta, Carly a. Buckner, Robert M. Lafrenie, Michael a. Persinger. Photon emissions from human brain and cell culture exposed to distally rotating magnetic fields shared by separate light-stimulated brains and cells. Brain Res., 1388:77—88, 2011. URL http://dx.doi.org/10.1016/j.brainres.2011.03.001.

[14] Blake T. Dotta, Carly a. Buckner, Robert M. Lafrenie, Michael a. Persinger. Photon emissions from human brain and cell culture exposed to distally rotating magnetic fields shared by separate light-stimulated brains and cells. Brain Res., 1388:77—88, 2011. URL http://dx.doi.org/10.1016/j.brainres.2011.03.001.

[15] Blake T. Dotta, Carly a. Buckner, Robert M. Lafrenie, Michael a. Persinger. Photon emissions from human brain and cell culture exposed to distally rotating magnetic fields shared by separate light-stimulated brains and cells. Brain Res., 1388:77—88, 2011. URL http://dx.doi.org/10.1016/j.brainres.2011.03.001.

[16] Adam J AJ Engler, PO Patrick O Humbert, Bernhard Wehrle-Haller, Valerie M Weaver. Multiscale modeling of form and function. Science (80-. )., 324(5924):208—12, 2009. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19359578 http://www.sciencemag.org/content/324/5924/208.short.

[17] Daniel Heredia, Victorino Sanz, Alfonso Urquia, Máximo Sandı́n. A systemic approach for modeling biological evolution using parallel DEVS. Biosystems., 2015. URL http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0303264715000854.

[18] Sui Huang, Gabriel Eichler, Yaneer Bar-Yam, Donald E. Ingber. Cell Fates as High-Dimensional Attractor States of a Complex Gene Regulatory Network. Phys. Rev. Lett., 94(12):1—4, 2005. URL http://link.aps.org/doi/10.1103/PhysRevLett.94.128701.

[19] Sui Huang, Gabriel Eichler, Yaneer Bar-Yam, Donald E. Ingber. Cell Fates as High-Dimensional Attractor States of a Complex Gene Regulatory Network. Phys. Rev. Lett., 94(12):1—4, 2005. URL http://link.aps.org/doi/10.1103/PhysRevLett.94.128701.

[20] Eric Karsenti. Self-organization in cell biology: a brief history. Nat. Rev. Mol. Cell Biol., 9(3):255—262, 2008.

[21] Eric Karsenti. Self-organization in cell biology: a brief history. Nat. Rev. Mol. Cell Biol., 9(3):255—262, 2008. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18292780.

[22] Eric Karsenti. Self-organization in cell biology: a brief history. Nat. Rev. Mol. Cell Biol., 9(3):255—262, 2008. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18292780.

[23] Christof Koch, Klaus Hepp. Quantum mechanics in the brain. Nature, 440(7084):611, 2006. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16572152.

[24] Neill Lambert, Yueh-Nan Chen, Yuan-Chung Cheng, Che-Ming Li, Guang-Yin Chen, Franco Nori. Quantum biology. Nat. Phys., 8(11):1—9, 2012. URL \npapers2://publication/doi/10.1038/nphys2474″>http://dx.doi.org/10.1038/nphys2474\npapers2://publication/doi/10.1038/nphys2474.

[25] Jintao Liu, Arthur Prindle, Jacqueline Humphries, Marçal Gabalda-Sagarra, Munehiro Asally, Dong-yeon D. Lee, San Ly, Jordi Garcia-Ojalvo, Gürol M. Süel. Metabolic co-dependence gives rise to collective oscillations within biofilms. Nature, advance on, 2015. URL http://dx.doi.org/10.1038/nature14660.

[26] Y.-Y. Liu, J.-J. Slotine, A.-L. Barabasi. Observability of complex systems. Proc. Natl. Acad. Sci.:1215508110—, 2013. URL http://www.pnas.org/cgi/content/long/1215508110v1.

[27] Carmel McDougall, Bernard Degnan. Modularity of gene-regulatory networks revealed in sea-star development. BMC Biol., 9(1):6, 2011. URL http://www.biomedcentral.com/1741-7007/9/6.

[28] Konstantin Meyl. DNA and Cell Resonance: Magnetic Waves Enable Cell Communication. DNA Cell Biol., 31(4):422—426, 2012.

[29] Konstantin Meyl. Task of the introns, cell communication explained by field physics. J. Cell Commun. Signal., 6(1):53—58, 2012.

[30] Laurent Nottale, Charles Auffray. Scale relativity theory and integrative systems biology: 2. Macroscopic quantum-type mechanics. Prog. Biophys. Mol. Biol., 97(1):115—57, 2008. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17991513.

[31] Laurent Nottale, Charles Auffray. Scale relativity theory and integrative systems biology: 2. Macroscopic quantum-type mechanics. Prog. Biophys. Mol. Biol., 97(1):115—57, 2008. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17991513.

[32] Oliver J Rando, Kevin J Verstrepen, Leading Edge. Timescales of genetic and epigenetic inheritance. Cell, 128(4):655—68, 2007. URL http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17320504.

[33] Raúl Rabadán, Gary Shiu. (Re)Constructing Dimensions. , 2002.

[34] Angel Sarabia. La teoría general de sistemas. Isdefe, 1995.

[35] Gary Shiu, R Rabadan. (Re) constructing Dimensions. APS Meet. Abstr., 3, 2003. URL http://adsabs.harvard.edu/abs/2003APS.APRK14009S.

[36] D Soroldoni, DJ Jörg, LG Morelli. A Doppler effect in embryonic pattern formation. Science (80-. )., 345(6193):222 — 225, 2014. URL http://www.sciencemag.org/content/345/6193/222.short.

[37] D Soroldoni, DJ Jörg, LG Morelli. A Doppler effect in embryonic pattern formation. Science (80-. )., 345(6193):222 — 225, 2014. URL http://www.sciencemag.org/content/345/6193/222.short.