Tina en el bosque de Charnia, la vida que no podía existir

Cuando era niña, Tina Negus (Reino Unido, 1941) le tomó gusto a eso de los fósiles. Es que en aquella época no había videojuegos, ni móviles, y ni siquiera muchas teles. Así que los críos salían a la calle a jugar y hacían sus travesuras, como meterse en sitios que a sus padres no les gustaban. Según sus propias palabras, Tina se aficionó jugando “ilícitamente” (vamos, que si en casa se llegan a enterar, seguramente se habría llevado una buena azotaina como era corriente por aquella época) en una cantera abandonada próxima a su domicilio en Gratham, Lincolnshire.

Texto completo: La pizarra de Yuri

Deja un comentario